Convocan una nueva concentración pidiendo la prohibición de los toros

Este domingo, asociaciones animalistas y vecinos volverán a tomar los alrededores de la Plaza de Torrejón

0
100

Que el futuro de la tauromaquia en España es muy oscuro no se le escapa a nadie, pues hace tan sólo unos días el Parlamento Europeo aprobaba una moción instando a la Comisión Europea a prohibir todo tipo de subvención a las ganaderías que crien toros de lidia.

Este es el último eslabón de una larga cadena que comenzaba en el año 2013, cuando un polémico informe elaborado por Europarlamentarios españoles daba la vuelta al mundo. El llamado “Informe Bosch” alertaba de que unos 130 millones de euros anuales de la Política Agraria Común destinados a España acababan sirviendo para subvencionar los toros. Y es que, tal y como explicaban los autores del informe (Europarlamentarios de BNG, ICV, CiU y ERC), el dinero que el país recibía en concepto de ayudas a la agricultura no debían ser justificadas ante Europa, por lo que acababan sirviendo para mantener viva la “fiesta nacional”.

Pero el informe “Toros&Taxes” iba mucho más allá, detallando otras partidas relacionadas con los toros que también podrían recibir subvenciones europeas a través de otros programas como los Fondos FEDER, que se utilizaban para arreglar plazas, subvencionar entradas o derechos de televisión. En concreto el informe cifraba el total que Europa entregaba a España cada año y terminaba en manos de los taurinos en unos 571 millones de euros.

Tras la publicación del informe se montó un escándalo internacional (del que, por cierto, los medios españoles informaron muy levemente), abriéndose una clara corriente pidiendo el fin de las subvenciones a los toros. La respuesta de España, con el Ministro Wert a la cabeza, fue clara y contundente: tan sólo tres meses después de la publicación del informe, se aprobaba declarar los toros patrimonio cultural, con el fin de protegerlos de cara a lo que estaba por venir.

Fuera de España tanto el informe como la respuesta del Gobierno provocó una fuerte corriente de indignación que se traducía en la aprobación en 2015 de una moción del Parlamento Europeo prohibiendo que se destinase dinero de los Fondos de Cohesión a subvencionar la tauromaquia.

Ahora, tres años después, la prohibición es mucho más seria, pues, si el informe Bosch es cierto, la pérdida de los 130 millones anuales supondría la quiebra inmediata de buena parte de las ganaderías.

Pero mientras Europa tiene muy claro que los toros no pueden pagarse con dinero público, en Torrejón se sigue mirando para otro lado, destinando 417.000 euros en los dos próximos años a la contratación de festejos taurinos.

Y por eso, al igual que hicieron el año pasado, asociaciones animalistas de todo el país han decidido convocar una concentración ante la Plaza de Toros el domingo de las Fiestas. En concreto, y con el nombre de “Torrejon sin sangre”, pedirán la abolición de la tauromaquia y el cierre de la Plaza de Toros de la localidad. La cita, explican los organizadores, será a partir de las doce y media de la mañana.