El Ayuntamiento de Torrejón detraerá de la nómina a sus trabajadoras el día de la Huelga Feminista

Es uno de los pocos municipios de España que va a hacerlo

0
410
Las mujeres tomaron las calles de Torrejón en el 8 de marzo
Las mujeres tomaron las calles de Torrejón en el 8 de marzo

Que el Gobierno de Torrejón ni ha entendido ni quiere entender las consecuencias de la huelga feminista del pasado 8 de marzo es bien sabido, pero la situación puede rozar la venganza si se confirma lo que pareció quedar claro en el último Pleno Municipal de la localidad. Y es que Torrejón está dispuesto a detraer de las nóminas de sus trabajadoras el día de huelga a aquellos que la secundaron (mujeres y algunos hombres).

Así, no contentos con no secundar los paros, ni los parciales ni los totales y tratar de boicotear la convocatoria manteniendo el acto central del Día de la Mujer -a pesar de saber que las asociaciones de mujeres no iban a participar-, el Gobierno del PP se convierte en uno de los pocos de España que está dispuesto a tratar la huelga del 8-M como una huelga al uso, recortando la nómina de sus trabajadores que la secundaron.

Este asunto hubiera pasado desapercibido de no ser por una moción presentada en el Pleno de marzo por Sí Se Puede y Ganar Torrejón, moción que pedía que esas cantidades detraídas, en el caso de que se hiciese efectivo, se utilizasen para dar charlas sobre igualdad en los institutos de la localidad.

La respuesta del PP no pudo ser más clara, pues, tras negarse a participar en el debate, tumbaban la propuesta. Eso sí, tuvieron un curioso aliado en las filas de la oposición que evitó recurrir al voto de calidad, pues uno de los concejales no adscritos se abstuvo en la votación al considerar que la moción no estaba bien planteada.

Por aquello del postureo, tan sólo unas mociones después, el PP aprobaba otra moción, presentada por los mismos grupos, solicitando una modificación de la Ordenanza de Publicidad para prohibir los mensajes de corte machista, tras la aparición de un cartel que anunciaba una actuación con el lema “Chicas gratis; chicos diez euros”.

La moción era aprobada por unanimidad, tal vez porque el Gobierno del PP no fue consciente de las consecuencias de la misma, ya que la Ordenanza no sólo afecta a la publicidad privada, sino también a los carteles colocados por el Ayuntamiento y a la propia revista municipal.