El Hospital de Torrejón se negó a que trasladasen desde Ciudad Real a una vecina que había sufrido un accidente

El Centro sanitario de gestión privada sólo aceptó el traslado tras el envío de un burofax por parte de los abogados de la torrejonera

0
902

Tal y como denunciaba el informe de la Cámara de Cuentas, los hospitales de gestión privada tienden a derivar a la sanidad pública a sus pacientes más “caros” con el fin de ahorrar costes, y uno de estos casos lo hacía público hace unos días Ganar Torrejón. De tal forma, tal y como cuenta el partido, una vecina de la localidad comprobó cómo el Hospital de Torrejón se negaba, hasta en dos ocasiones, a aceptar el traslado desde dos Hospitales donde fue ingresada tras sufrir un accidente.

La historia comienza el pasado 23 de agosto, cuando el coche en que una torrejonera va de copiloto se sale de la carretera dando varias vueltas de campana en una vía de la provincia de Ciudad Real. Rápidamente los servicios de emergencia la trasladan al Hospital más cercano con un diagnóstico de policontusiones y una vértebra desplazada. En el Hospital La Mancha Centro, ubicado en la localidad ciudadrealeña de Alcázar de San Juan, ingresa por Urgencias, donde la estabilizan.

Al día siguiente, el Hospital de Alcázar pide el traslado urgente al Hospital de Torrejón, pues el servicio de Traumatología no tiene los medios suficientes para tratarla. Según explica el propio Hospital en el informe de alta, “ante la negativa de admisión por parte del Hospital que le corresponde en su comunidad-domicilio (Torrejón, Madrid)”, es derivada al Hospital de Ciudad Real, donde también ingresa de Urgencias.

Pero si escasos eran los medios del de Alcázar, el de Ciudad Real tiene aún menos, y la ingresa en la unidad de Neurología, donde le colocan un collar y le ponen calmantes a la espera del traslado a un Hospital donde sí puedan operarla.

Pero al igual que había ocurrido en Alcázar de San Juan, el Hospital de Ciudad Real tampoco consigue que el Hospital de Torrejón autorice el traslado, no sólo al que gestiona Sanitas, si no a cualquiera de la Comunidad de Madrid (en el momento en que la paciente entrase en la red pública madrileña podría utilizar la Libertad de Elección de Centro para ser derivada al Hospital de Torrejón).

Ante semejante escándalo, y tras seis días ingresada en Ciudad Real, la familia no tuvo más remedio que recurrir a un abogado, que les explicó cómo hacer cumplir al Hospital de Torrejón la ley sanitaria. Así, enviaron un burofax con acuse de recibo que tuvo efecto inmediato, pues tres horas después del envío se aprobaba la derivación de la torrejonera a su Hospital, donde finalmente fue operada.

Tras conocer la historia, y hacerla pública, Ganar Torrejón emitía un comunicado en el que pide a la Consejería de Sanidad que abra una investigación sobre lo ocurrido: “Desde este grupo municipal nos hemos puesto en contacto con el Gobierno Municipal para que inste a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a abrir una investigación sobre el funcionamiento y acogida de pacientes del Hospital de gestión privada de Torrejón de Ardoz. Igualmente, en este mismo sentido nos hemos puesto en contacto con el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid para que se tomen las medidas pertinentes para que estos hechos no se vuelvan a producir”.

“Es sorprendente ver cómo se le niega a una vecina de Torrejón ser trasladada a su hospital de referencia hasta en dos ocasiones. De no ser por el coraje y valentía de la familia seguramente esta vecina continuaría siendo atendida fuera de la comunidad de Madrid, habiendo sido necesario asesoramiento legal y un burofax (con los consiguientes costes económicos)”, explica el partido en su comunicado.