El PP intenta boicotear la primera concentración de pensionistas

A pocos minutos del inicio, denegó el permiso para que se celebrase

0
208
Los pensionistas de Torrejón se concentrarán cada lunes ante el Ayuntamiento
Los pensionistas de Torrejón se concentrarán cada lunes ante el Ayuntamiento

Que las movilizaciones no le gustan nada al PP, salvo aquellas que organizan sus afiliados y entidades afines, es bien sabido, pero lo ocurrido el pasado lunes fue un paso más allá, y es que, tal y como denuncian los representantes de la Coordinadora de Pensionistas de Torrejón, el Gobierno denegó la petición para organizar su primera concentración tan sólo unos minutos antes de que se iniciase.

Y es que, tras la visita de Rafa Mayoral, Yolanda Díaz y Fernando de la Prida a la localidad, los pensionistas han decidido organizarse, algo que hacían el jueves de la semana pasada constituyendo la Plataforma en Defensa de las Pensiones de Torrejón. Esta Plataforma, nada más nacer, anunciaba la primera de muchas concentraciones que pondrá en marcha cada lunes por la mañana hasta que el PP nacional garantice el futuro de las pensiones sin recortes en el poder adquisitivo.

Y así lo hacían. Tras convocar a los vecinos, pedían el permiso a Delegación de Gobierno para poner en marcha la concentración, llevándose la sorpresa de que el Gobierno del PP les denegaba el permiso al haberlo pedido con poca antelación, tal y como denunciaban miembros de la Coordinadora.

Eso sí, de poco sirvió el intento de boicot por parte de los responsables del Gobierno, ya que unas 150 personas se concentraron ante las puertas del Consistorio portando una pancarta que dejaba muy claro quienes eran y qué querían. Concentración “sui generis” precisamente por la denegación del permiso, ya que, para evitar que se les aplicase la “Ley Mordaza”, la concentración fue totalmente silenciosa, sin los cánticos habituales, sin pancartas, y con los “manifestantes” repartidos en torno a la cabecera.

Esta nueva “jugada” de los populares llega en medio del hundimiento en sus perspectivas electorales propiciado por el escándalo Cifuentes, y tras intentar, también sin éxito, paralizar las protestas de la Plataforma por la Educación Pública y de los “sintecho” del Albergue contra el Frío.