El PP se atribuye el mérito de que el nuevo colegio de educación especial sea público

En el último número de la revista Plaza Mayor aparece un artículo en el que el Gobierno Municipal manifiesta su gratitud y voluntad por el carácter público del colegio, cuando fue precisamente su negativa la que inició un proceso de movilización local en defensa de la educación.

0
120

Como ya es habitual, la publicación de cada número de la revista municipal Plaza Mayor viene cargada de polémica, y es que al no participar los grupos municipales de la oposición de la redacción de la revista y cargarse todos sus costes al presupuesto público, es constante la tensión en torno a esta publicación.

En esta ocasión la polémica se encuentra en la página 13 de la revista, en la que se informa de la construcción de un colegio de educación especial de carácter público fruto del entendimiento entre los consistorios autonómico y local. Nada más lejos de la realidad, y es que no se recuerda un hecho local que viniera cargada de tanta polémica. El pasado 28 de mayo publicábamos una noticia en la que se relataban todos los acontecimientos:
“Este miércoles se celebra el Pleno Ordinario del mes de mayo en Torrejón, y este Pleno volverá a estar marcado por el asunto que despertó a la sociedad torrejonera hasta conseguir la paralización de un proyecto que suponía la privatización de un servicio esencial. Así los tres partidos de izquierdas, Sí Se Puede, PSOE y Ganar Torrejón llevarán una moción conjunta con un único acuerdo, la petición a la Comunidad de que reinicie el proceso de construcción del colegio de Educación Especial, con el compromiso expreso de que la gestión sea íntegramente pública”.

Y es que han pasado muchas cosas desde que las palabras de Cifuentes en televisión anunciando que “todo Torrejón quería que el colegio fuese concertado” provocasen una oleada de indignación que llevaba a la constitución de la Plataforma por la Educación Pública de Torrejón.

La PEPTA enseguida se ponía en marcha, y quince días después de nacer lograba reunir a quinientas personas a las puertas de Parque Europa. Primeramente era el grupo municipal del PP el que pretendía afianzar el carácter concertado del colegio, lo que provocó la reacción de la mayoría de los grupos de la oposición y de la sociedad civil, aglutinándose en la naciente Plataforma en Defensa de la Educación Pública de Torrejón de Ardoz (PEPTA). Después Cristina Cifuentes encendía los ánimos con sus declaraciones. Finalmente, tras la dimisión de Cifuentes, Ángel Garrido, ante el escándalo generado, cede a las presiones y da carpetazo al asunto consolidando el carácter público del colegio de educación especial.

En la noticia que se puede ver en el Plaza Mayor no solo no se menciona la firme voluntad del Gobierno Municipal a construir un centro concertado, sino que se desarrolla un relato absolutamente irrespetuoso con los hechos que acontecieron, no mencionando ni uno de los hechos que se dieron en este complejo proceso. Así, parece lógica la indignación generada.