El próximo Gobierno Municipal podría tener que devolver los seis millones de euros de Fondos Europeos

Programas sociales no ejecutados y medidas electoralistas con sobrecostes de más del doble, balance del Programa DUSI en Torrejón

Las dos obras que Torrejón pretende financiar con el Plan DUSI tienen sobrecostes
Las dos obras que Torrejón pretende financiar con el Plan DUSI tienen sobrecostes

Si era poco con el agujero sin fondo de la EMVS, el endeudamiento del 140%, los seis rescates que han demorado el pago de la deuda hasta 2040 y la situación de intervención “de facto” de las cuentas, el próximo gobierno municipal también tendrá que lidiar con otro asunto económico escondido hasta el momento, y que se hacía público en el último Pleno Municipal.

Y es que, tal y como denunciaba Cs, la gestión de los Fondos Europeos DUSI dista mucho de cumplir lo prometido a Bruselas. De tal forma que, si Torrejón se comprometió a implementar una estrategia de desarrollo sostenible en la Zona Centro con aspectos como cuidado del Medio Ambiente, Smart City, Open Goverment o reducción de desigualdades, se ha limitado a poner en marcha dos medidas claramente electoralistas durante los dos primeros años y, además, con un altísimo sobrecoste de más del doble de lo presupuestado.
Torrejón pedía, en los primeros días de 2016, participar en el reparto de los fondos DUSI, el programa creado con los Fondos FEDER sucesor del Plan URBAN que pretende reducir la brecha de desarrollo entre las distintas regiones europeas.

En concreto, el Ministerio de Hacienda se encargaba de repartir los 730 millones destinados a España, entregando algo más de seis millones al proyecto presentado por el Ayuntamiento, un proyecto en el que la localidad detallaba actuaciones como convertir el centro en Smart City, la climatización de edificios públicos o la rehabilitación de viviendas, entre otras muchas actuaciones.

Pero, dos años después de conseguir el dinero y, cuando sólo queda la mitad del tiempo para poner en marcha todo el proyecto, sólo se han puesto en marcha dos actuaciones, claramente electoralistas, y con un sobrecoste imposible de aceptar por los inspectores europeos: la construcción del Anillo Ciclista, que iba a costar 600.000 euros y ya lleva gastado más de millón y medio; y la creación del Parque Central, que sólo con la construcción del párking subterráneo ya se ha “comido” más del doble del millón presupuestado.

Pero lo más “sangrante” no es ni el sobrecoste, ni que se prioricen medidas electoralistas, sino cuáles son los proyectos que no se han puesto en marcha, todos ellos relacionados con servicios sociales. Así, Torrejón le dijo a Europa que iba a emplear el dinero en atender a personas que han sido desahuciadas, en ayudar a los comerciantes de la Zona Centro, en fomentar el empleo de colectivos con dificultades, en prevención del abandono escolar o en atender a dependientes, partidas todas ellas de las que no se ha ejecutado ni un céntimo.

Eso sí, todo apunta a que esta pésima gestión no le va a salir barata al Ayuntamiento de Torrejón, ya que, en diciembre de 2019, el nuevo gobierno que salga de las urnas tendrá que presentar un informe detallado a la Unión Europea en el que explique qué proyectos se han llevado a cabo y qué objetivos se han conseguido gracias a los Fondos DUSI que, en ningún caso, puede ser inferior al 30% de lo prometido.

Y el encargado de fiscalizar ese documento no será el Gobierno de España, sino la propia Comisión Europea, que podría multar al país si detecta que las ayudas no se han empleado correctamente, además de obligar a su devolución íntegra.

La moción, que pedía la creación de una Comisión de seguimiento de los Fondos, era apoyada por toda la Oposición y rechazada sin debate por el voto de calidad del vicealcalde, ocupando el puesto de Presidente del Pleno, ante la ausencia del alcalde, que estaba muy ocupado celebrando el Día del Árbol con el ex-alcalde y consejero autonómico Pedro Rollán.

Precisamente, ese voto de calidad puede poner en entredicho la validez del acuerdo adoptado, ya que la legislación es tajante al respecto del voto de calidad: el alcalde sólo puede delegarlo en caso de fuerza mayor, como enfermedad o imprevisto y siempre de forma totalmente documentada