El juez obliga al PP a retirar símbolos franquistas de las calles de Torrejón

Condenan en costas al Consistorio, además de exigirle que realice un catálogo de todos los símbolos que incumplen la Ley de Memoria Histórica

0
216
El VICTOR preside las fachadas de las viviendas de Barrio Verde
El VICTOR preside las fachadas de las viviendas de Barrio Verde

Esta vez, el PP de Torrejón no podrá seguir mirando para otro lado: la justicia obliga a los populares a retirar, a la mayor brevedad posible, todos los símbolos franquistas que aún quedan en las calles de la localidad. Así lo dictamina una sentencia del juzgado Contencioso-Administrativo número 9 de Madrid fechada el pasado 30 de enero que condena, además, al Consistorio en costas por no cumplir la Ley de Memoria Histórica que lleva más de diez años en vigor.

Esta sentencia concluye un largo periplo judicial que iniciaba una asociación memorialista en septiembre de 2016 tras comprobar cómo el PP de Torrejón desestimaba, por silencio administrativo, su petición de realizar un catálogo de símbolos franquistas previo a su retirada. En concreto, el abogado Eduardo Ranz pedía la retirada de los “VICTOR” que adornan las fachadas de Barrio Verde. El “VICTOR” es un símbolo que, a imagen de los VICTOR del Imperio Romano, representó la victoria de Franco durante el Desfile de la Victoria de 1939 y, a partir de ese momento, se convirtió en emblema que representaba directamente la figura del dictador.

Tras la desestimación de su petición, Ranz interpuso una demanda ante los tribunales, demanda que, año y medio después de presentarse concluye con una sentencia demoledora: “La Administración pública, en este caso el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, viene obligada a tomar las medidas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de la exaltación de la guerra civil de 1936 y de la Dictadura posterior. Otorgando el derecho a solicitar tales medidas a cualquiera persona física o jurídica”, explica la sentencia en sus Fundamentos jurídicos. Pero la sentencia va más allá, tirando también de las orejas al Gobierno de Torrejón por vulnerar la Ley que rige el Derecho de Petición: “De las actuaciones llevadas a cabo y de las propias manifestaciones del Ayuntamiento queda acreditado que este no ha actuado en los términos solicitados por la Asociación demandante, al menos no ha concluido en su totalidad lo que se le pide”, explica el magistrado.

Tras conocer que la demanda de Ranz había sido admitida a trámite, el Consistorio torrejonero intentó adelantarse a la sentencia condenatoria, aprobando en septiembre el cambio de nombre de la calle dedicada a Juan Vigón y convocando una Comisión encargada de encontrar vestigios franquistas en las calles de la localidad (la Comisión terminaba dos meses después con la creación de un catálogo de 99 símbolos que era aprobado por el Pleno por unanimidad). Además, en los Presupuestos de 2018, aprobados en solitario por el PP, se consigna una partida de 25.000 euros para la retirada de estos símbolos.