La Cabalgata de Reyes menos seguida de la década cerró las Mágicas Navidades

Según las cuentas hechas públicas por el Ayuntamiento, su coste debió ser cercano a los 250.000 euros

0
678
Los árboles de calle Pesquera fueron podados antes de la Cabalgata
Los árboles de calle Pesquera fueron podados antes de la Cabalgata

Las Mágicas Navidades de Torrejón de 2017 ya son historia. Y lo son en un año en el que las polémicas han sido las grandes protagonistas del mes y medio de duración. Así, las Navidades comenzaban con la denuncia de los artesanos y comerciantes de una escandalosa subida de tasas por parte de la empresa gestora del nuevo Poblado Navideño instalado en la Plaza de España de la localidad.

Un Poblado cuya gestión siempre estuvo en entredicho, tanto por la empresa adjudicataria, como por la sobresaturación de actividades en un espacio muy pequeño. Precisamente, esa sobresaturación llevó al Gobierno popular a pedir que la noria se instalase fuera del espacio del aparcamiento subterráneo, ya que un peso excesivo como el de la instalación podría haber provocado un hundimiento del suelo, además de hacer lo propio, ya iniciada la campaña con una de las grandes propuestas de la adjudicataria: el árbol de Navidad con esferas gigantes, también trasladado a un lugar lejos del párking.

Esa sobresaturación, denunciada por todos los partidos en el Pleno de noviembre, llevaba al Gobierno del PP a anunciar una rectificación en toda regla: el año que viene, el Poblado Navideño se instalará en pleno Recinto Ferial, donde este año se instalaba un Circo Mundial también envuelto en la polémica. Y es que, a dos semanas de abandonar Torrejón, los casi setenta trabajadores se ponían en huelga denunciando impagos por parte del empresario que lleva el circo.

Pero las polémicas también llegaron al centro de la Plaza Mayor, donde una gigantesca Puerta Mágica que cuesta 250.000 euros por año, provocaba un “overbooking” de público que a punto estuvo de causar una tragedia. El Ayuntamiento lo evitó poniendo en marcha las medidas implantadas por el Ayuntamiento madrileño de Manuela Carmena y muy cuestionadas por el PP: carriles peatonales en plena Avenida de la Constitución y calles de un único sentido en calle Enmedio y Pesquera.

Por cierto, hablando de la Avenida de la Constitución, los vecinos pusieron el grito en el cielo porque los trabajos de reasfaltado que deberían haberse realizado en verano se hicieron en plena Navidad y en horario de madrugada, con la intención de que todo estuviera listo para la Cabalgata.

Los preparativos terminaban el día anterior al desfile con la poda indiscriminada de todos los árboles de la calle Pesquera que pudieran impedir el paso de las carrozas. Una Cabalgata, eso sí, deslucida por la lluvia, que provocó la menor afluencia de público de los últimos diez años, dejando una Plaza semivacía en el espectáculo de la Puerta Mágica que ponía punto y final a las Navidades. Y eso que el Gobierno local no escatimó gastos para que la Puerta luciera en todo su esplendor, reduciendo, incluso, la fuente que ocupaba el centro de la Plaza con el coste de 25.000 euros.

Y volviendo a la Cabalgata, su coste, según las cuentas reconocidas por el Consistorio, debió ser cercano a los 250.000 euros. Así, el Gobierno del PP reconocía, en su revista municipal, un coste de las Mágicas Navidades de 900.000 euros (150 millones de pesetas), de los que se conocen los gastos de la Puerta Mágica (250.000 euros al año más otros 50.000 de gastos de mantenimiento), la iluminación (250.000 euros por año, aunque incluye también Fiestas Populares y Patronales), y la Ciudad de los Sueños (90.000 euros por año). Con estos datos, la Cabalgata de Torrejón se convierte en la más cara de España por habitante, ya que, dividido su coste entre los 125.000 torrejoneros el precio es de dos euros por persona, cifra muy lejos de los 27 céntimos por habitante que cuesta la Cabalgata de Madrid capital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here