Hace algo menos de un año, denunciábamos cómo el Gobierno Municipal del PP hacía uso de la empresa para anunciar la construcción de edificios públicos en condiciones ventajosas que luego no resultaron ser tales. Y es que condicionar las edificaciones municipales a los tiempos electorales tiene sus consecuencias. En este caso, fuertes filtraciones de agua en el aparcamiento de “La Cañada”.

El 16 de agosto de 2008, el Ayuntamiento de Torrejón cede gratuitamente a la EMVS la parcela en la que se sitúa el aparcamiento (C/ Cerezo nº 2). La EMVS encarga la obra a GYOCIVIL, que la entrega en marzo de 2010. En junio de 2010, comienzan a percibirse algunas filtraciones de agua (cubierta, escaleras y carpintería). Desde entonces, los problemas vienen incrementándose. Ante esta situación, la Comunidad de Propietarios ha realizado reiteradas quejas y peticiones. Las únicas soluciones adoptadas por la empresa constructora fueron la colocación de planchas metálicas para evitar que el agua caiga sobre los coches, y la realización de agujeros de taladro para intentar canalizar el agua, unas soluciones parciales que no atacan el problema de raíz y, en la última de las medidas, lo acrecientan.

Dada la nula voluntad de eliminar el problema de origen por parte de la empresa constructora, la EMVS, como promotora, y el Ayuntamiento, como propietario único de la EMVS, la Comunidad de Propietarios se ve obligada a acudir a los tribunales en 2013, recogiendo un informe pericial por parte de un arquitecto que certifica que para solucionar el problema hay que levantar todos los elementos que forman la cubierta y que se encuentran por encima de la impermeabilización. Igualmente, manifiesta que estas filtraciones tienen su origen en importantes y numerosos defectos de construcción. Al no tomarse medidas efectivas en su día, la entrada de agua está provocando oxidaciones en la estructura que ponen en riesgo su estabilidad.

Los propietarios se ven obligados a sufrir numerosas incomodidades y riesgos (goteras, humedad, desperfectos, riesgo de cortocircuito eléctrico, riesgo de daños estructurales…), así como gastos judiciales por parte de la comunidad que conforman para demandar, a pesar de que cuando adquirieron las plazas de garaje lo hicieron con la garantía del Ayuntamiento. Además, el vecindario se queja del agravio comparativo que supone que el Ayuntamiento esté actualmente vendiendo plazas de garaje en similares condiciones a precios mucho menores.

El Ayuntamiento, lejos de intentar solventar el problema, ha iniciado un expediente sancionador contra la Comunidad de Propietarios por la existencia de una grieta en el aparcamiento. Algo que no resulta muy comprensible, dados los numerosos problemas existentes debido a las filtraciones de agua. La propiedad sólo encuentra la razón de ser de esta actitud del Ayuntamiento en la sed de venganza del Gobierno Municipal debido a las quejas.