La Fundación que convirtió a Torrejón en Capital Europea de la Navidad está presidida por el exjefe de prensa de Aznar

Ana Botella fue vicepresidenta de FIE- CIPIE antes de que Aznar llegase a la Moncloa

0
1029
El alcalde de Torrejón recogió la placa que convierte a la localidad en Capital Europea de la Navidad
El alcalde de Torrejón recogió la placa que convierte a la localidad en Capital Europea de la Navidad

Hace unas semanas, Torrejón recogía el título de “Capital Europea de la Navidad” tras ganar el certamen convocado por la Fundación Iberoamérica Europa y financiado por el Parlamento Europeo, una decisión, cuanto menos, controvertida, que sitúa a Torrejón por encima de ciudades con tradición navideña multisecular como Viena, París, Roma, Estrasburgo, Berlín, Birmingham, Copenhague, o Dublín, entre muchas otras.

Fundación Iberoamérica Europa (FIE-CIPIE) nace el 17 de junio de 1981 fundada, entre otros, por políticos de la UCD, el Presidente del periódico Informaciones, el último ministro de Hacienda de Franco, el director del CIS y fundador de Demoscopia, y el líder de la oposición a Pinochet en Chile, Andrés Zaldívar, que ocuparía el cargo de presidente de la Fundación hasta el año 2000.

En el año 2000, Zaldívar vuelve a Chile y la Fundación se reinventa escogiendo un nuevo Consejo de Administración: “El patronato de CIPIE, que estaba integrado, entre otros, por destacados dirigentes del Partido Demócrata Cristiano de Chile, el Partido Popular español, el Partido Nacionalista Vasco y Unió Democrática de Cataluña, eligió como presidente al español Pablo Izquierdo Juárez, historiador y especialista en Historia de América, investigador y experto en comunicación política, senador y diputado nacional del Partido Popular español”.

Esta breve biografía de Pablo Izquierdo omite un pequeño detalle que, al descubrirse, generará una fuerte polémica en la España de 2004: el Presidente de FIE fue el jefe de prensa de Aznar cuando era Presidente de la Comunidad de Castilla y León. Y es que la Fundación, que había nacido para apoyar la democracia en Chile, enseguida extendió sus intereses a la Cooperación Internacional, recibiendo -según la Cadena SER- más de veinte millones de euros en ayudas públicas durante los gobiernos del PP, sobre todo a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional y el Ministerio de Asuntos Sociales y financiadas con el dinero de la casilla del IRPF destinada a ONGs. La polémica llegó a ser tal, que ERC denunció en la campaña de 2004 que la Fundación había recibido 2.825.000 euros destinados a la cooperación en Irak.

Pero las ayudas no sólo llegaban del Estado, ya que la Comunidad de Madrid, desde 2001, entrega a esta Fundación la gestión de varios CEPIs de atención a inmigrantes, de los que actualmente gestiona los de Alcalá, Collado Villalba y Leganés. También el Ayuntamiento de Madrid, con Ana Botella, primero como concejala de Servicios Sociales, y después como alcaldesa, no dudó en contratar a la Fundación, alegando que “es la más cualificada”.

Eso sí, la relación de Botella con la Fundación fue mucho más intensa de lo que reconoce la historia oficial, ya que la esposa de Aznar no sólo fue miembro del patronato gestor, sino que ocupó la vicepresidencia entre 1994 y 1996, justo hasta que su marido alcanzó La Moncloa.

El estallido del escándalo hizo que la Unión Europea comenzase a investigar el destino de las ayudas comunitarias recibidas por la ONG, lo que provocaba que la Comunidad Valenciana dejase de entregar dinero a la Fundación, si bien la Comunidad de Madrid continúa subvencionándola hasta la actualidad. Y es que esta Fundación ha tenido frentes abiertos por muchos flancos en los últimos años. Así, en 2004, se acusaba a su Presidente de cargar gastos privados a la cuenta de la Fundación (por cierto, reconocido por él tras asegurar que había devuelto “hasta la última peseta”); además de contratar a su esposa y a su hermano en la Fundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here