Las Mágicas Navidades colapsan Torrejón

Atascos, tapones y exceso de atracciones enfurecen a los vecinos

3
2290
Las Mágicas Navidades están provocando aglomeraciones en el centro
Las Mágicas Navidades están provocando aglomeraciones en el centro

Si las Mágicas Navidades ya causaron polémica antes de empezar tras la denuncia de artesanos locales a los que se quería subir las tasas, la situación no ha hecho más que empeorar tras su puesta en marcha. Así, a las protestas por el “overbooking” de atracciones en Plaza de España, se han sumado los serios problemas de aparcamiento y movilidad que está provocando la afluencia de visitantes a la “Capital Europea de la Navidad”.

Y es que el nombramiento, sumado al de Fiesta de Interés Turístico Regional, ha convertido a Torrejón en el principal foco de atracción de público dentro de la Comunidad, lo que está provocando no pocos problemas de todo tipo, pues la Zona Centro no está preparada para una avalancha así de personas.

La situación comenzaba a complicarse en el Día de la Constitución. En concreto, en uno de los dos pases de la Puerta Mágica que ocupa la Plaza Mayor. Así, justo tras el fin del espectáculo, los que querían salir y los que se acercaban para ver el segundo pase se encontraron a la entrada de la calle Enmedio provocando un tapón en el que los vecinos vivieron situaciones de angustia, en especial los niños en carros de bebé y las personas con diversofuncionalidad, los más afectados en caso de estampida.

Para resolver la aglomeración, la Policía decidió adoptar las calles de sentido único de Carmena, convirtiendo las calles Cristo y Pesquera en accesos, mientras que la calle Enmedio se quedaba como salida de la Plaza. Pero ahí no acabó el problema, ya que la marea humana que inundaba la Avenida de la Constitución obligó a cortar el tráfico durante bastantes minutos con el consiguiente enfado de los conductores.

Al día siguiente, jornada laboral, la situación no fue tan compleja, pero el viernes la cosa volvió a descontrolarse, hasta el punto de que la Policía cerró los accesos tanto a la Plaza Mayor como a Plaza de España por “exceso de aforo”.

Y si es difícil moverse andando, en coche es, simplemente, imposible, pues los visitantes ocupan los ya de por sí escasos aparcamientos disponibles, convirtiendo en una odisea el moverse. Fronteras, con los soportales llenos de coches, y Veredillas, con la calle Londres abarrotada, son, además de la Zona Centro, los barrios que más están sufriendo la megalomanía navideña.

El sábado los organizadores intentaron poner algún remedio a la situación y lo hicieron recurriendo, de nuevo, a las medidas implementadas por el Ayuntamiento de Madrid, creando un carril para peatones en plena Avenida de la Constitución, del mismo modo que hace la capital desde el año pasado en Gran Vía.

Y esto es sólo el principio, ya que la mayoría de las jornadas de fiesta están por llegar, lo que está poniendo a los vecinos al borde de la insurrección. De momento, ya han comenzado a buscar firmas para obligar al Gobierno del PP a trasladar parte de las atracciones al Recinto Ferial desde el año que viene, tal y como dejaba caer el vicealcalde en el pasado Pleno.

Y es que en un espacio de menos de diez mil metros cuadrados (área comprendida por Plaza de España, Calle Enmedio y Plaza Mayor) se dan cita una pista de hielo, una noria, un árbol de navidad gigante, dos mercadillos, un tobogán de hielo, dos carpas de restauración, un escenario, la Ciudad de los Sueños y la Puerta Mágica, además de un sinfín de atracciones para niños y puestos de comida, una sobresaturación que hace imposible moverse por las calles del centro de la ciudad.

Con estos datos, el aforo máximo permitido por la Ley, sería de entre cinco y diez mil personas, un aforo superado con creces en cualquiera de los días de fiesta. Incluso, si todo el espacio estuviese vacío de atracciones, el aforo máximo jamás podría exceder de las 25.000 personas.

La misma Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas fija, en su artículo 6, las condiciones de seguridad que debe mantener un evento, y que incluye, entre otras, “Seguridad para el público asistente, trabajadores, ejecutantes y bienes”, “Prevención y protección de incendios y otros riesgos inherentes a la actividad, facilitando la accesibilidad de los medios de auxilio externo”, “Protección del entorno urbano y natural, y del medio ambiente, protección tanto del entorno natural como del urbano y del patrimonio histórico, artístico y cultural”, y “ Condiciones de accesibilidad y disfrute para personas con discapacidad”, además de “contar con un plan de emergencia según las normas de autoprotección en vigor”.

Por cierto, esta misma Ley establece en su artículo 5 la prohibición de “espectáculos que impliquen crueldad o maltrato para los animales, puedan ocasionarles sufrimientos o hacerles objeto de tratamientos antinaturales”, un precepto que podría chocar con el uso de ocas como pasacalles o la anunciada caravana de camellos de las Mágicas Navidades.

3 COMENTARIOS

  1. Si la ciudadanía piensa que estos fastos están dirgidos a ellos y a sus niños, están muy equivocados. Tal derroche de dinero y felicidad postiza y artificial tienen como objetivo un sobre, el que tienen que depositar en las urnas. No importa que seamos los vergonzosos ganadores del “Corazón de Piedra”, no importa que se recorte en sanidad, educación o servicios sociales. Estas riadas de estúpidos que van filmando con sus móviles las mágicas lucecitas mientras están rodeados de otros de la misma manada, están siendo tan culpables de la actual situación como los que están desmontando el estado del bienestar llevándose, de paso, pingües beneficios. Tanto a unos como a otros, mi más repulsivo desprecio.

  2. La verdadera tristeza es que los comercios locales de la zona, están sufriendo la caída de las ventas gracias a estas Navidades Mágicas, en las que solo ganan las empresas de las atracciones. Ni los puestos de Navidad están recuperando el dinero que les ha costado el alquiler, y el comercio local esta olvidado y puesto en manos De Dios, las personas vienen a visitar el espectáculo. Desde hace dos años, el mes mas fuerte para un comerciante, se ha convertido en un mes normal y corriente. Ahora no tenemos ese dinero extra para mejorar para invertir en mercancía… ahora seguimos en la lucha todo el año y mas

Comments are closed.