Los colegios comienzan el curso con las obras sin terminar y masificación en las aulas

Al no estar presupuestado, el concurso se demoró más de la cuenta, y las obras continúan en los primeros días de clase

1
333

Una buena parte de los alumnos de la Comunidad de Madrid están volviendo al cole estos días con casco, ya que las obras de ampliación, o construcción por fases de los nuevos centros prometidos por el PP no están terminadas. Y Torrejón no es una excepción, si bien en el caso de la localidad la culpa no es del Gobierno Regional, sino del local.

Así, al no estar presupuestadas las obras, comenzaron mucho más tarde de lo debido para terminar antes del inicio de las clases, lo que ha provocado que los alumnos comiencen el curso “conviviendo” con los obreros.

El motivo hay que encontrarlo en la forma en la que comenzaron estas obras, utilizadas por el PP local como forma de intentar apaciguar los ánimos de una comunidad educativa soliviantada, y unida, en la lucha para que el colegio de Educación Especial fuera público.

Esa lucha, que consiguió reunir a casi quinientas personas en las puertas de Parque Europa en la manifestación más multitudinaria de los últimos años en Torrejón, y lograba más de diez mil firmas en pocas semanas, llenaba el Pleno del pasado mes de mayo, en el que el vicealcalde intentaba aplacar los ánimos con un anuncio sacado de la chistera: aumentar la partida destinada a obras de mantenimiento en los colegios públicos.

Lejos de calmar las cosas, el anuncio de los populares aumentaba la indignación de los padres, sobre todo al comprobar como se repartían en todos los colegios folletos en los que se especificaban las obras realizadas en los últimos años, obras que, en muchas ocasiones, habían sido realizadas por los propios colegios.

La indignación fue tal que la mayoría de los profesores invitados al Homenaje al Profesor Jubilado declinó la invitación dejando casi sólo al alcalde en el evento. Viendo que la situación se les estaba yendo de las manos, el PP no tuvo más remedio que anunciar que el nuevo colegio será público y entrará en funcionamiento en el año 2020.

En cuanto a las obras de mantenimiento, al no estar ni previstas ni presupuestadas, el contrato no se formalizó hasta el 2 de julio, por los que las obras no empezaron hasta agosto.

Por cierto, el contrato lo ganó la empresa Mac 3 Studio & Design de Alejandra Piqueras, que ganaba a la todopoderosa Licuas gracias a la valoración de las mejoras técnicas realizada por el Consistorio (Licuas ganaba por diez puntos a la empresa de Piqueras tras la apertura del sobre de valoraciones técnicas, pero perdía el contrato por la valoración de las mejoras y la oferta económica).

Las obras sin terminar servían a Ganar Torrejón para emitir un breve comunicado en el que repasan lo que ocurría en dos de los colegios: “Hoy empieza el curso en los colegios públicos de Torrejón de Ardoz. Estas fotos son de ayer por la tarde de los Colegios Vicente Alexandre y Antonio Machado. En el primero de ellos se aprecian materiales de construcción en la puerta y una persona trabajando en las ventanas. Mucho nos tememos que para hoy el colegio no estará en condiciones óptimas para el inicio del curso. En el caso del colegio Antonio Machado, a pesar de las innumerables quejas de la dirección del centro sobre el sistema eléctrico (que nos constan y trasladamos por formar parte del Consejo Escolar), el tendido eléctrico está apoyado sobre la valla metálica del colegio y se puede apreciar un cable pelado que baja hasta ser accesible a cualquiera, incluso niños. Recordemos que la inversión y obras veraniegas en los colegios públicos de Torrejón son fruto del abandono constante del PP de Torrejón en el Gobierno. Si bien, debido al retraso en su inicio, parece que no están todas listas e incluso se aprecian desperfectos”.

Pero las obras no son el único problema con el que se encontraban los alumnos en su “Vuelta al Cole”, pues la masificación también ha llegado a Torrejón. Así, por ejemplo, los alumnos del Beethoven comprueban como, a pesar de las promesas, siguen siendo colegio de línea 5 (cinco aulas por curso) en lugar de línea 3. Este aumento ha provocado que este curso el centro tenga 1.100 alumnos matriculados en un espacio claramente insuficiente.

Así, si el colegio de Soto del Henares nacía como colegio de Primaria, la Comunidad no tardaba en transformarlo en CEIPSO, prometiendo una ampliación que aún no ha comenzado. De tal forma, y tal y como desvelaba CCOO en un exhaustivo informe sobre la situación de los colegios en la Comunidad de Madrid, “la fase de construcción de 9 aulas de 1º ESO, más 3 específicas de CEIPSO. se formalizó en 2016 y se publicó en el boletín en el 19 de abril de 2016 para ser realizado por la empresa Orthem, Servicios y Actuaciones Ambientales, Sociedad Anónima. El presupuesto de la Consejería era 1.692.948, 50 y se adjudicó por 1.164.071,309 euros”.

Y si los colegios tienen problemas, los institutos no se libran. Así, por ejemplo, los alumnos de Loeches no han podido comenzar el curso en el Luis de Góngora torrejonero debido a la falta de espacio en el instituto, por lo que han sido trasladados al IES La Cañada de Coslada.

Y otro instituto en el que denuncian masificación es el Victoria Kent, donde, según explican los propios alumnos, se están alcanzando los 37 alumnos por clase, muy por encima de la ratio, que para este curso se sitúa en un máximo de treinta alumnos por aula.

1 COMENTARIO

  1. Hola, solo quería informaros que hay un error en el artículo. El edificio de secundaria de colegio Beethoven se inauguró en 2016. Así que no es que aún no haya comenzado, en realidad, se terminó de construir hace 3 años, no hubo demora en su ejecución. De todos modos, quiero agradeceros vuestro interés por la educación pública.
    Un saludo.

Comments are closed.