Los recortes dejan al ambulatorio de Juncal sin pediatras en el turno de tarde

Sanidad se niega a sustituir a los tres pediatras que atendían a los pacientes

El centro de Salud El Juncal lleva tres meses sin pediatras
El centro de Salud El Juncal lleva tres meses sin pediatras

A pesar de que desde las instituciones se siga insistiendo en que la crisis ha terminado, lo cierto es que, tanto en Sanidad como en Educación, las cosas no pintan nada bien. Y es que, además de cerrar habitaciones y saturar los servicios de Urgencias en los Hospitales públicos, la Consejería de Sanidad ha decidido atacar también los centros de Atención Primaria ahora.
De tal forma, el ambulatorio de Juncal vive, desde hace tres meses, una situación kafkiana, pues no tiene pediatras que atiendan en horario de tarde.

Todo comenzaba cuando dos de los profesionales cogían una baja de larga duración. Bajas que, en circunstancias normales, deberían haber sido cubiertas con interinos, pero, en lugar de eso, se decidió que fuera el tercer pediatra del turno de tarde el que se encargase de toda la lista infantil de la zona.

Ante semejante saturación, este profesional decidía abandonar el centro, ante la imposibilidad de atender a sus jóvenes pacientes. Como consecuencia, el ambulatorio se quedaba sin pediatras en el turno de tarde, lo que ya ha provocado muchas quejas por parte de madres y padres

Y para intentar salir del paso, los profesionales del ambulatorio no han tenido más remedio que derivar a médicos de familia de adultos a los niños. De hecho, según denuncian la respuesta que les dan es muy clara: si quieren un pediatra, deben acudir a otro Centro de Salud o al Hospital.

Cuando el asunto estaba a punto de saltar a la opinión pública, el jueves anterior a la celebración del Pleno ordinario de marzo, en el que el PSOE pedía que se solucionase la situación, la Consejería decidía nombrar a un pediatra interino para el turno de tarde, pero desde el propio centro temen que no dure demasiado. Con los ánimos caldeados, los políticos votaban la moción socialista, que era tumbada por el voto de calidad del vicealcalde.

Pero la situación que se vive en El Juncal dista mucho de ser casual, ya que este es, precisamente, uno de los ambulatorios que intentó privatizar la Comunidad de Madrid en el año 2013, con Lasquetty en la Consejería de Sanidad e Ignacio González en la Presidencia. Por aquel entonces, el personal médico del Centro de Salud de Brújula alertaban ya de muchas cosas que han ido ocurriendo en los últimos años: recortes en profesionales, eliminación de vacunas, deriva a centros privados de pacientes rentables, devolución de pacientes no rentables a centros públicos y, en última instancia, aumento de la mortalidad.