Los trabajadores de Selecta se ponen en huelga ante la amenaza de despidos

La multinacional de máquinas de vending compró Pelican Rouge y su primera decisión ha sido poner en marcha un ERE extintivo

0
285
Este es el cuarto ERE en la empresa desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral de Rajoy
Este es el cuarto ERE en la empresa desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral de Rajoy
Parece que la tranquilidad no termina de llegar a los trabajadores de la histórica Autobar de Torrejón, ya que, al ERE que les puso en pie de guerra hace dos años (el tercero en 36 meses), se suma otro de consecuencias mucho más graves ahora que podría terminar con un recorte sustancial del número de trabajadores. Tanto es así, que han decidido iniciar una huelga indefinida en protesta por lo que consideran un ERE “inadmisible”.
La empresa, con el nombre de Sematic, abría sus puertas en el año 1964 en la sede que aún hoy conservan y que ha sido su central hasta la compra por parte de Selecta. En 1988, el Grupo europeo Autobar se convierte en principal accionista iniciando una expansión por toda España que convierte a la empresa en líder del sector de las máquinas vending en el país.
Pero llega la crisis y, sobre todo, la reforma laboral de Rajoy. La compañía decide soltar lastre: en el año 2012, ponen en marcha un ERE que deja en la calle a más de 120 trabajadores y, un año después, activan otro que afecta a 41 en toda España. Estos dos primeros EREs, según los sindicatos, se pusieron en marcha “aunque la empresa nunca dejó de ser rentable”, aludiendo a una caída en el margen de beneficios.
En septiembre de 2014, Autobar decide transformar por completo el negocio, reorientándolo hacia el café premium, llevándose la sede a Holanda y cambiando el nombre de la empresa por Pelican Rouge, un cambio que vuelve a alertar a los trabajadores.
Justo un año después, la empresa pone en marcha el tercer ERE, que ya no sólo provoca despidos directos, sino que rompe el “statu quo” que se había mantenido desde la inauguración de Sematic: la empresa impone un recorte de salarios del 20%, un aumento de las horas trabajadas y la anulación del convenio que regía a los trabajadores además de poner en la calle a 70 personas.
Este tercer ERE provoca una ola de indignación en la plantilla que se traduce en una huelga indefinida que no parará hasta que la empresa acepte negociar las condiciones, dejando en espera algunas de las medidas más polémicas. En Torrejón, además, consiguen el apoyo expreso del Pleno, que firma una Declaración Institucional en octubre de ese año.
Ya por aquel entonces, los sindicatos advierten que “da la impresión de que todo estuviera planeado para una posible venta de la empresa a inversores”, y sus temores se confirman tan sólo dos años más tarde. En concreto, en 2017, la empresa Pelican Rouge es comprada por la multinacional Selecta, que toma el control efectivo el 1 de diciembre.
La primera medida de la nueva compañía es muy clara: poner en marcha un ERE extintivo sobre el 30% de la plantilla (actualmente unos 1.100 trabajadores en toda España), además de reactivar las medidas que se quedaron pendientes en el anterior ERE, lo que modificaría de forma sustancial las condiciones laborales de todos los trabajadores.
Este nuevo ERE, el cuarto en seis años, provoca las protestas de los trabajadores, apoyados por los sindicatos mayoritarios, que anuncian concentraciones para frenar el ERE. Pero la empresa se muestra inflexible, aceptando tan sólo un recorte a 180 de los despidos directos y dejando el resto -hasta trescientos- para más adelante, manteniendo íntegras el resto de condiciones del ERE.
Considerando “inadmisibles” las condiciones, los trabajadores iniciaban el pasado lunes una huelga indefinida en las instalaciones de la empresa en toda España. Una huelga que contaba con un seguimiento medio del 85% y que paralizaba la fábrica de Torrejón al ser secundada por el 99% de la plantilla. Unos días antes, la delegación de la empresa en Navarra también entraba en huelga, provocando un desabastecimiento de las máquinas de vending que obligaba a la empresa a sentarse a negociar. Así, este miércoles los trabajadores navarros volvían al trabajo tras conseguir recortar el número de despidos y la retirada de algunas de las condiciones que afectaban a los cuarenta trabajadores de la delegación.
Mientras tanto, en Torrejón, los trabajadores decidían hacerse visibles concentrándose en la Plaza Mayor antes de ser recibidos por la oposición y el alcalde, que presentarán una Declaración de apoyo en el próximo Pleno municipal.