Marina Lizarazu: “En España no es fácil vivir del baloncesto femenino”

Entrevistamos a uno de los grandes valores del deporte torrejonero. Marina Lizarazu nos habla de su experiencia en Estados Unidos y de su retorno a la Liga DIA

0
153
Marina Lizarazu

Tres veces campeona de Europa, MVP de la Conferencia Atlántica de la Liga Universitaria estadounidense, y una de las figuras más destacadas de la cantera del baloncesto femenino español. Se trata de Marina Lizarazu, una torrejonera que acaba de volver a España tras hacer las américas después de que el Rivas donde militaba bajase de categoría.

Marina es torrejonera y una de las figuras más destacadas del baloncesto femenino español, pero su carrera comenzó en el Rivas Ecopolis…

Marina Lizarazu: Empecé en Rivas porque Torrejón no tenía equipos competitivos, y busqué algo que me pillase más cerca y había un entrenador que entrenaba en Torrejón, y me facilitaba el transporte. Allí había un equipo de Liga 1 que hoy ya no existe por problemas económicos. Luego tuve que irme a Estados Unidos para compaginar los estudios con los entrenamientos, ya que, hoy por hoy, no es fácil vivir del baloncesto femenino en España.

Y también durante esa etapa Marina se convertía en Campeona de Europa en tres ocasiones

M.L.: Estuve con las categorías inferiores de la selección nacional y ganamos el Campeonato de Europa Sub-16, Sub-18 y Sub-20. Aquellos fueron momentos muy especiales.

Por trayectoria hay quien compara a Marina Lizarazu con Amaya Valdemoro…

M.L.: Las comparaciones siempre vienen con Amaya porque es la jugadora más conocida. Es un orgullo, porque es la mejor jugadora del baloncesto español.

Cuando el Rivas baja de categoría Marina cruza el charco

M.L.: Lo que quería era jugar al baloncesto, pero también tener un segundo plan por si el baloncesto no funcionaba, tirar de algo más, y aquí es muy difícil compaginar estudios y un baloncesto de buen nivel, mientras que allí te facilitan mucho las cosas, con horarios y organización adaptados. Poco a poco fui trabajando en lo que me gusta, que es el baloncesto, y sacándome mis estudios.

Siempre se ha hablado mucho de las diferencias educativas entre España y Estados Unidos…

M.L.: El trabajo es más práctico, menos teoría y más de proyectos de investigación, salir a la calle y hacer encuestas… Y la exigencia te la da el baloncesto, pues hay que estar mucho tiempo entrenando, con desgaste físico y mental. Hay que estar muy concentrado para sacar las dos cosas, ya que si no estás a tope con los estudios no te dejan jugar.

Y en su periplo por Estados Unidos también hizo historia…

M.L.: Ganamos por primera vez en la historia de la Universidad la Conferencia Atlántica y, a nivel personal, hice un buen partido y me nombraron MVP, pero lo más especial fue ganar para la Universidad de Iona el primer título. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido allí.

Pero cuando la carrera de Marina comienza a despuntar, decide volver a España

M.L.: Allí la única opción de jugar profesionalmente después de la Liga Universitaria es la WNBA, y hay muy pocas plazas y es muy difícil entrar. Decidí volver a España para estar más cerca de la familia, trabajar de cero, y estoy muy contenta de mi decisión, y siguiendo una línea de trabajo para poder llegar mucho más lejos.

Ahora acaba de fichar por el Quesos El Pastor de Zamora

M.L.: Es un equipo humilde, pero trabajamos duro e intentamos ser constantes, porque es lo que nos toca. Somos una plantilla corta y muy joven, por lo que hay mucho desgaste fisico. Pero poco a poco vamos encontrándonos unas a otras y conociéndonos mejor en la pista, y eso se va viendo en los resultados.

Salvo el caso de Amaya Valdemoro y alguna otra jugadora, el gran público conoce poco del baloncesto femenino

M.L.: Desde siempre ha existido diferencia de trato entre hombres y mujeres en todos los aspectos, pero en deporte tal vez más, porque se considera más masculino hacer ciertas cosas, y por eso nos está costando un poco más llegar a ese nivel. Pero poco a poco, y con la ayuda de todos, se va consiguiendo. Lástima que tenga que ser tan lento, y con mucho sufrimiento y sacrificio. Este año hicimos un Open Day con todos los equipos de baloncesto femenino, lo que nos dio cierta repercusión mediática. Se le va dando un poco más de importancia, pero todavía queda mucho por hacer.

Queda mucho por hacer, pero se van consiguiendo cosas

M.L.: Si se sigue apostando por el baloncesto y dándole hueco a nivel mediático, dando a la gente una oportunidad de verlo y comprobar que nosotras también sabemos meter canastas y hacer disfrutar a la gente con nuestro juego, alcanzaremos mejores resultados. Se trata de convencer a todo el mundo para que apuesten un poco más, para que haya más sponsor y dinero para que los clubes no desaparezcan cada dos años.

Hablamos de futuro. ¿Marina se ve en Tokio 2020?

M.L.: Ojalá. Me encantaría. Poco a poco, pero si no es en Tokio espero que sea en otras. Seguiré trabajando para poder conseguir algún día aquello.