Muere un dromedario en el Mercado Cervantino de Alcalá

La empresa que lo organiza es la misma que gestiona el Mercado Barroco de Torrejón

0
74

Los animalistas insisten en que las condiciones en que se encuentran los animales en ferias y mercados temáticos no son las más adecuadas, y esta vez los hechos les han dado la razón. La semana pasada Alcalá de Henares celebraba su tradicional Mercado Cervantino, el mercado más grande de Europa, que entre sus atracciones incluía una granja con animales, alguno de ellos exótico.

Y este mercado comenzaba con una auténtica tragedia, tras morir un dromedario nada más inaugurarse la feria. El animal, que permanecía postrado desde la misma apertura, fallecía a las pocas horas provocando una ola de indignación en la ciudad complutense.

El motivo hay que encontrarlo en lo que denunciaba la Plataforma para la Protección Animal de la localidad: “Desde esta Plataforma hemos constatado durante años que los animales que son utilizados en el Mercado Cervantino de Alcalá, al igual que en muchos otros eventos, están expuestos a jornadas de trabajo agotadoras, sin acceso a agua o comida durante horas, estresados por la enorme afluencia de visitantes, incorrectamente manipulados o con zonas de estabulación de dimensiones reducidas donde apenas pueden moverse o descansar adecuadamente”.

Pero el asunto tiene una derivada importante en Torrejón, ya que Musical Sports, la empresa encargada de gestionar el Mercado Cervantino complutense, es la misma que ganó el concurso de celebración de Mercados Temáticos en Torrejón hace dos años. La empresa se alzó con la victoria al ser la mejor valorada de las tres ofertas que se presentaron, y en esa decisión pesaron mucho las mejoras propuestas, entre las que se incluía una exhibición de cetrería y una caravana de burritos, además de una granja de animales como la del Mercado Cervantino.

Al año siguiente (el contrato se hizo por dos años), el programa incluía aún más actividades con animales, como “paseos en camello”, una “reata de ponis” o un “paseo de ocas”. Todo este despliegue levantó las protestas de los animalistas, que fijaron el foco en la situación de las ocas, hacinadas en un recinto muy pequeño, y asustadas por el constante trasiego de personas que visitaron el Mercado.