Si Se Puede, PSOE y Ganar Torrejón pedirán la construcción del colegio de Educación Especial con gestión pública

Llevarán una moción conjunta al próximo Pleno

Podemos, PSOE, IUMadrid UGT, CCOO y SOS Educación Pública forman parte de la Plataforma
Podemos, PSOE, IUMadrid UGT, CCOO y SOS Educación Pública forman parte de la Plataforma

Este miércoles se celebra el Pleno Ordinario del mes de mayo en Torrejón, y este Pleno volverá a estar marcado por el asunto que despertó a la sociedad torrejonera hasta conseguir la paralización de un proyecto que suponía la privatización de un servicio esencial.
Así los tres partidos de izquierdas, Sí Se Puede, PSOE y Ganar Torrejón llevarán una moción conjunta con un único acuerdo, la petición a la Comunidad de que reinicie el proceso de construcción del colegio de Educación Especial, con el compromiso expreso de que la gestión sea íntegramente pública.

Y es que han pasado muchas cosas desde que las palabras de Cifuentes en televisión anunciando que “todo Torrejón quería que el colegio fuese concertado” provocasen una oleada de indignación que llevaba a la constitución de la Plataforma por la Educación Pública de Torrejón.

La PEPTA enseguida se ponía en marcha, y quince días después de nacer lograba reunir a quinientas personas a las puertas de Parque Europa. A partir de ese momento la situación pasaba al terreno político, donde la Asamblea exigía la paralización del proyecto, algo que se conseguía, en medio del escándalo de Cifuentes, por la renuncia de la única candidatura presentada para la construcción del colegio, candidatura, por cierto, presentada por la Fundación Arenales muy conocida en la Zona Este al ser la responsable de los colegios Alborada de Alcalá y Santa Mónica de Rivas, siempre en el ojo del huracán por sus relaciones con los Legionarios de Cristo, y su defensa a ultranza de la segregación por sexos de los niños.

Pero la situación ha cambiado. Tras la salida de Cifuentes la Comunidad tiene nuevo Presidente, y eso, creen los partidos de izquierda, puede suponer el desbloqueo de la construcción del colegio, que sería construido con fondos propios, y gestionado con recursos públicos.

Eso sí, ésta no será la única moción sobre el colegio de Educación Especial que verán los concejales, ya que los no adscritos presentarán otra en la que piden que sea el propio Ayuntamiento el que se encargue de construir el centro. Tras conocer la moción, los partidos de izquierda no tardaban en criticar una propuesta que consideran imposible.

Así, por ejemplo, Sí Se Puede afirmaba: “La cesión de la propiedad de la parcela realizada desde el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid no puede revertirse automáticamente, sino que, en el caso de que la Comunidad no construya el Centro de educación Especial, habría un plazo de 5 años para que la parcela fuese devuelta al Ayuntamiento. Esta situación sólo serviría para dilatar en el tiempo la construcción del Centro de Educación Especial”.

Pero aún hay más, ya que “aún en el hipotético caso de que la Comunidad devolviese al Ayuntamiento la parcela en cuestión, presentar una moción sin cuantificar el impacto presupuestario (para el presente ejercicio y siguientes) es un ejercicio de irresponsabilidad, incoherencia y demagogia absoluto, propuesto por los tránsfugas a sabiendas de la imposibilidad de que el ayuntamiento pueda generar una dotación presupuestaria de varios millones de euros sin siquiera proponer de dónde saldrían estos fondos. Además, en un contexto de mayoría absoluta del Partido Popular como el actual, los tránsfugas saben que su propuesta no tiene ningún recorrido, salvo el generar desconcierto y división entre las entidades sociales, sindicales y políticas que conformamos la Plataforma por la Educación Pública de Torrejón de Ardoz, cuya estrategia política actual pasa por que sea la comunidad de Madrid quien construya, dote y ponga en marcha dentro del sistema público educativo el Centro de Educación Especial, y así se ha reivindicado tanto en la masiva recogida de firmar realizada (más de 9.000 firmas), como en el resto de iniciativas llevadas a cabo por la PEPTA”, explica el partido.

“Incluso poniéndonos en la imposible situación de que la Comunidad devolviera inmediatamente la parcela y el Partido Popular de Torrejón modifique los presupuestos para construir este centro, nos encontraríamos con la situación INSALVABLE de tener que volver a reivindicar a la Comunidad que dote y ponga en marcha el Centro, ya que es competencia exclusiva de la Comunidad de Madrid incluir este centro dentro del sistema público educativo. Es decir, que le damos mil vueltas al asunto (reversión de la propiedad de la parcela, generación de fondos presupuestarios, construcción del edificio, etc.) para volver de nuevo a la casilla de salida: exigir a la comunidad su puesta en marcha. Evidentemente, esta estrategia carece de sentido, salvo si lo que se pretende es utilizar un asunto tan grave e importante para intentar sacar un mínimo rédito político por parte de unos concejales que se han salido del grupo por el que fueron elegidos apropiándose indebidamente del acta de concejales para sus intereses personales”, concluye Sí Se Puede.