Torrejón incumple la normativa de accesibilidad en la nueva pasarela del Recinto Ferial

También incumple el pliego de condiciones al incluir escaleras como forma de acceso

0
698
Pasarela peatonal sobre las vías del tren en el Parque del Ocio

Las Mágicas Navidades están a la vuelta de la esquina, y todo apunta a que van a comenzar con polémica, pues la nueva pasarela de acceso al Recinto Ferial tiene encima los ojos de las asociaciones de diversidad funcional, al no cumplir con la Ley de Accesibilidad. En concreto, la primera de ellas, que ya está preparada para entrar en funcionamiento, incluye escaleras como única forma de acceder a ella, en lugar de las rampas preceptivas. Pero es que además estas rampas sí estaban incluidas en el Pliego de Condiciones de un contrato valorado en 650.000 euros.

El contrato se aprobaba el 23 de abril de 2018 en Junta de Gobierno, y pretendía construir dos pasarelas de acceso al Recinto Ferial que cruzasen las vías de tren uniendo el nuevo aparcamiento provisional con el propio Parque de Ocio y la estación de Cercanías.
Al día siguiente el contrato salía a concurso y se presentaban seis ofertas (todas en el mes de mayo, a excepción de una, la presentada por Seranco, que, probablemente por un error, figura como presentada el 23 de febrero de 2018). De ellas el concurso escogía como la mejor, precisamente, la de Seranco, cuyo contrato con el Consistorio se firmaba el 26 de junio, y lo hacía porque su oferta proponía recortar en quince días los dos meses previstos para la entrada en funcionamiento de las nuevas estructuras. A pesar de separar el contrato en dos lotes, Seranco se hacía con ambos, y comenzaba las obras a la vuelta del verano.

Y ahí llegaban las sorpresas, pues, desde el principio, el espacio acotado era demasiado pequeño para la construcción de rampas de acceso a ambos lados de las vías. Conforme las obras avanzaron se confirmó lo intuído: la nueva pasarela no tendría rampas, sino escaleras para subir y bajar.

Esto, además de profundamente insolidario, contraviene la normativa de accesibilidad aprobada en 2010, y de obligado cumplimiento en todo el Estado. En concreto, la Orden del Ministerio de Vivienda VIV/561/2010 de 1 de febrero que desarrolla el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados, establece que “Los espacios públicos urbanizados nuevos serán diseñados, construidos, mantenidos y gestionados cumpliendo con las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación de las personas con diversidad funcional que se desarrollan en el presente documento técnico”, y en concreto, el artículo 4 fija “Todo espacio público urbanizado destinado al tránsito o estancia peatonal se denomina área de uso peatonal. Deberá asegurar un uso no discriminatorio y contar con las siguientes características: b. No existirán resaltes ni escalones aislados en ninguno de sus puntos”.
La Ley 8/1993, de 22 de junio, de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas de la Comunidad de Madrid va en la misma dirección, explicando en su artículo 9: “El diseño y trazado de escaleras deberá tener en cuenta, entre otros, los parámetros que se relacionan para permitir su uso sin dificultades al mayor número posible de personas: Directriz, recorrido, dimensiones de huella, tabica y anchura libre, mesetas, pavimento y pasamanos. Cualquier tramo de escaleras de un itinerario peatonal deberá ser complementado con una rampa”.

Toda esta normativa era conocida por el técnico que elaboró el Pliego de Condiciones, pues, al hablar de ambas pasarelas explica: “La pasarela a construir será metálica, de un único vano sobre la Vía y con sendas rampas de acceso”, detallando a continuación: “en las pilas más bajas el tablero presenta un quiebro en planta, cumpliendo así con las especificaciones de la ley de accesibilidad para este tipo de estructuras”.

Pero a pesar de lo claro que es el Pliego, la pasarela construida, y que es protagonista del último número de la revista municipal Plaza Mayor, ha sustituido las rampas de acceso y salida por dos tramos de escaleras, lo que provocaba indignación por parte de las asociaciones de diversidad funcional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.